Braskem y Veolia se unen para llevar a cabo un nuevo proyecto de biomasa en Alagoas, Brasil

Braskem, productora de resinas termoplásticas ene América, y Veolia Brasil han firmado un acuerdo para producir energía renovable a partir de vapor de biomasa de eucalipto en el estado brasileño de Alagoas. Con una inversión de 68,2 millones de euros, ambas compañías generarán, aproximadamente, 900.000 toneladas de vapor al año.

La planta, que iniciará sus operaciones en 2024, generará un impacto socioambiental positivo para la región y el país, creando más de 400 puestos de trabajo directos durante la fase de construcción y cerca de 100 empleos en la fase de operación, en línea con las estrategias globales de desarrollo sostenible de ambas compañías.

La nueva planta de producción de vapor, que acompañará el cambio en la matriz energética con fuentes sostenibles en la operación de Braskem en Alagoas, supone un gran paso adelante en dos de los siete macro-objetivos de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático de la empresa. El primero, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 15% hasta 2030; el segundo, alcanzar la neutralidad de carbono en 2050.

“El proyecto de biomasa de eucalipto introduce una nueva forma sostenible de generar energía renovable en las operaciones de Braskem. En colaboración con Veolia, haremos una importante contribución en nuestro plan de sostenibilidad. Reduciremos en un tercio las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 2020 en nuestra operación en Alagoas”, explica Gustavo Checcucci, director de Energía de Braskem.

“El proyecto contribuirá, de manera relevante, al desarrollo social y regional del Estado de Alagoas. Impulsará los negocios y creará oportunidades de trabajo en nuestras instalaciones y en las de nuestros socios, contribuyendo así al impulso de la economía”, explicó Hélcio Colodete, director Industrial de Braskem en Alagoas.

 

Un proyecto ecoeficiente
La solución, con un claro foco en sostenibilidad, ecoeficiencia y productividad, busca satisfacer la demanda de vapor necesaria para el funcionamiento continuo y de alto rendimiento de la empresa petroquímica. Para lograr este objetivo, Veolia se encargará de gestionar la mayor parte del proyecto, incluyendo el proceso de gestión agroforestal de más de 5.500 hectáreas de eucalipto, la ingeniería y construcción de las plantas de procesamiento de biomasa y de producción de vapor, así como la operación y mantenimiento de toda la instalación durante los 20 años de vigencia del contrato. Por su parte, Braskem realizará inversiones internas para adaptar el complejo de la fábrica Marechal Deodoro a la nueva disposición termoeléctrica.

Para garantizar los estándares de eficiencia y calidad de las dos empresas, la iniciativa abarca procesos relacionados con la transformación digital y la Industria 4.0. Con la implementación del Hubgrade, la solución de Veolia que integra herramientas digitales y experiencia humana para supervisar y analizar las operaciones en tiempo real, el proyecto garantiza la optimización del rendimiento y la mejora continua de la performance de las instalaciones y del consumo energético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.